Especialización.

Decides enfocarte de lleno en tu profesión. Realmente de lleno, dedicando mañana, tarde y noche a lo que te inspira y te motiva. Así podrías obtener el éxito profesional. O por lo menos tu propia definición de lo que es el éxito. 
Sin embargo habrá partes de tu vida que descuides: salud, familia, amistades, reuniones.
Decides, por el contrario, dedicarte por completo a tu familia. Asistes a reuniones. No faltas a festejos. Te haces el amigo de todos y eres el eterno invitado que no falta. Tu vida podría ser alegre en el campo social, aunque jamás practiques lo que estudiaste o lo que te gustaría hacer.
Decides asignar tiempos específicos a cada faceta de tu vida, y te das cuenta de que no haces ni una ni la otra por completo. O por lo menos no como te gustaría hacerlo.
Tarde o temprano llegas a un momento donde te percatas de que tu situación económica o social está en condiciones idóneas, y de repente te acuerdas del tío con quien jugabas de niño y que ahora has descuidado. Ahora él está delicado y recuerdas cómo te influyó en tu manera de ser, desde que eras niño.
Recuerdas que desde que saliste de tu casa, no pasas tanto tiempo con tus padres como lo quisieras. Y crees que después habrá más tiempo para convivir con ellos. Pero la realidad es que eso es algo que nunca sabrás. Es difícil especializarse sin sacrificios. Es complejo decidirse por una sola cosa y dedicar menos tiempo al resto. No queda más que continuar por el sendero elegido y esperar que el tiempo demuestre si es correcto lo que hemos decidido.

~ by rocver on February 22, 2012.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: