Sea más feliz: 10 prácticas que debe dejar de hacer hoy mismo.

A veces el camino hacia la felicidad depende más de lo que no haces.

La felicidad-en su vida laboral y su vida personal-frecuentemente se trata de restar, no de agregar.

Por ejemplo, considera qué sucede si dejas de hacer lo siguiente:

1. Culpar.

Las personas cometen errores. Los empleados no cumplen nuestras expectativas. Los vendedores no entregan a tiempo.
Por lo tanto, los culpas por tus problemas.
Pero tú también tienes algo de culpa. Quizás no les diste entrenamiento suficiente. Tal vez no se dio suficiente margen de error. Tal vez pidió demasiado en muy poco tiempo.
Tomar la responsabilidad cuando las cosas salen mal en lugar de culpar a los demás no es masoquismo, es darse poder. Porque entonces, la próxima vez, te enfocarás en hacer las cosas mejor o de forma más inteligente.

 2. Impresionar.

A nadie le caes bien por la ropa que portas, tu automóvil, tus pertenencias, tu título o tus logros. Todo eso son “cosas”. Quizás a las personas les guste lo que tienes, pero eso no significa que te aprecian.
Claro, de forma superficial puede parecerlo, pero superficial no es sustancial, y una relación que no está basada en algo sustancial no es una relación verdadera.

Las relaciones verdaderas hacen que seas más feliz, y solo obtienes ese tipo de relaciones cuando dejas de tratar de impresionar a otros y empiezas a actuar como realmente eres.

 3. Arraigarse.

Cuando tienes temor o eres una persona insegura, te arraigas a lo que sabes, aunque eso no sea exactamente bueno para ti.

Una falta de miedo o de inseguridad, no es felicidad. Solo es falta de miedo o inseguridad.

Arraigarse a lo que crees que necesitas no te hará más feliz, pero dejar ir esas ideas para buscar lo que quieres, sí lo hará.

Aún si no logras obtener lo que quieres, la mera acción de intentarlo te hará sentir mejor.

 4. Interrumpir.

El interrumpir no solo es ofensivo. Cuando interrumpes a alguien, lo que realmente estás diciendo es “no te estoy escuchando para entender lo que dices, estoy escuchándote para decidir lo que YO quiero decir.”

¿Quieres agradarle a las personas? Escucha lo que dicen. Presta atención a lo que dicen. Haz preguntas para entender lo que ellos quieren decir.

Te van a adorar por hacerlo, y a ti te gustará como eso te hace sentir.

 5. Renegar.

Tus palabras tienen poder, especialmente sobre ti mismo. Renegar o quejarse de tus problemas te hace sentir peor, no mejor.

Si algo no está bien, no pierdas tu tiempo quejándote. Utiliza esa energía  en mejorar la situación. A menos que quieras quejarte para siempre, es lo que tarde o temprano tendrás que hacer. Así es que, ¿para qué perder el tiempo? Arréglalo ya.

No hables de lo que está mal. Habla sobre cómo mejorar las cosas, aunque esa conversación solo sea contigo mismo.

Y haz lo mismo con tus amigos y colegas. No solo seas el hombro donde los demás lloran.

Los amigos no permiten que otros amigos se quejen. Los amigos les ayudan a sus amigos a mejorar sus vidas.

 6. Controlar.

Si, eres el jefe. Si, eres el titán de la industria. Si, tu eres la colita que mueve el gran perro. Aun así, lo único que puedes controlar, es a ti mismo. Si tiendes a querer controlar a las demás personas, entonces has decidido que tú, tus metas, tus sueños, o hasta tus opiniones son más importantes que las de ellos.

Además, el control es a corto plazo, porque siempre requiere fuerza, temor,  autoridad o algún tipo de presión. Ninguno de estos ayuda a sentirte bien contigo mismo.

Encuentra personas que quieren ir a donde tú quieres ir. Ellos trabajarán más duro, se divertirán más y generarán mejores relaciones personales y profesionales.

Y todos serán más felices.

 7. Criticar.

Si, tú tienes más educación. Si, tienes más experiencia. Si, tú has caminado más cuadras y has subido más montañas y has derrotado a más dragones.

Eso no te hace más listo, ni mejor, ni más intuitivo.

Eso solo te hace ser tú: único, inigualable, pero tú, al fin de cuentas.

Único, como lo es cada persona, incluyendo tus empleados.

Todos somos diferentes: no mejor ni peor, solo diferentes. Aprende a apreciar las diferencias en lugar de ver problemas y observarás a las personas- y a ti mismo- desde otro punto de vista.

 8. Dar sermones.

La crítica tiene un hermano. Su nombre es sermón. Y comparten el mismo padre: el juicio.
Entre más arriba subas y entre más logres, mayor es la probabilidad de que pienses que lo sabes todo-y de decirle a las personas todo lo que crees que sabes.

Cuando hablas con más finalidad que fundamento, las personas te oyen, pero no te escuchan. Pocas cosas resultan más tristes y te dejan sintiéndote menos feliz.

 9. Lamentarse.

El pasado es valioso. Aprende de tus errores. Aprende de los errores de otras personas.

Luego déjalo ir.

¿Es más fácil dicho que hecho? Depende de tu enfoque. Cuando algo malo te sucede, considera que es una oportunidad de aprender algo que antes no sabías. Cuando otra persona cometa un error, tómalo como una oportunidad para ser amable y comprensivo.

El pasado es un entrenamiento, no te define. Piensa en qué fue lo que se hizo mal, pero solo con la finalidad de que, la próxima vez, tú y las personas a tu alrededor sabrán como asegurarse de que se haga bien.

 10. Temer.

Todos tenemos miedo: de lo que pueda suceder o no. De lo que no podemos cambiar o de lo que no podremos hacer o de cómo nos perciben los demás.

Por lo tanto, es más fácil titubear, esperar el momento exacto, decidir que necesitamos de un poco más de tiempo para hacer algo o investigar un poco más o explorar más alternativas.

Mientras tanto, los días, las semanas, meses e incluso años, se van pasando.

Y también nuestros sueños.

No permitas que el miedo te deje atrás. Lo que sea que has estado planeando, lo que hayas imaginado, lo que hayas soñado, empiézalo hoy.

Si quieres iniciar tu propio negocio, toma el primer paso. Si quieres cambiar de profesión, toma el primer paso. Si quieres que crezca tu empresa o quieres entrar a otro mercado u ofrecer productos nuevos, toma el primer paso.

Mueve tus miedos hacia un lado y empieza. Haz algo, haz lo que sea.

De lo contrario, el hoy se va. Y cuando llegue el mañana, el hoy se fue para siempre.

El hoy es el recurso más valioso que tienes- y el desaprovecharlo es lo único que realmente debes temer.

 

Traducido del artículo Be happier:10 things to stop doing right now- de Jeff Haden

http://www.inc.com/jeff-haden/how-to-be-happier-work-10-things-stop-doing.html?nav=next

~ by rocver on October 10, 2012.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: