Calavera de día de muertos.

Luego de varias semanas
de esperar y esperar
mientras la calle se debía reparar,
luego de ver la fecha tan lejana
para en un firme poder deambular,
los empleados univia
permisos y tiempo pedían
sin jamás imaginarse
el final abrupto que ya venía.
Ni el despistado don trole
esperaba no encontrarlos aquel día
como buenos miembros de la prole
la calaca, por ellos, ya venía.
Vestidos y alborotados quedaron
a expensas del aire acondicionado
uno por uno se los iba llevando
y el reloj checador, las horas contando.
Pobres ingenuos, empleados de univia
ninguna idea tenían
que su espera fuera en vano
el pago no llegaría,
ni siquiera en su cumpleaños.
Y así se quedaron
sin un peso en sus manos,
y miles de deudas del banco
eso dice la leyenda,
o por lo menos así lo cuentan
sus seres cercanos.
Y cuando la blanca calaca llego por ellos
ni siquiera sintieron miedo.
“Llévanos a todos”-dijeron,
que esta espera perpetua es tortura,
que ya perdimos hasta la cordura
solo sentimientos de desesperación y locura
nos ha ocasionado esperar
el arranque de la licenciatura.
Pero que sea ahora nuestra partida,
no nos quedes mal tu también, huesuda malparida,
que por más esperanzas que tengamos en univia,
trabajar por amor al arte,
dejó de ser un modo de vida.”

~ by rocver on November 14, 2012.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: